1 ago. 2011

Primer fin de semana: ¿Verano o invierno?

La semana había sido larga, pero sabíamos que al terminarla nos iba a parecer corta (y así fue). Por suerte, tuvimos dos excelentes días de fin de semana en ¿diferentes épocas del año?


Sábado 24 de Julio: Invierno en la Montaña
El día comenzó temprano, salimos de nuestra casa a las siete para estar en el colegio a las ocho. Allí nos esperaban dos grandes micros que nos llevarían a nosotros y otro gran grupo de alumnos hacia la montaña.
El viaje, a la ida, nos resultó corto (posiblemente gracias a que paramos a ver una cascadita escondida entre un bosque). Adelanto desde ya, que la vuelta sí fue un poco aburrida y que nadie veía la hora de llegar al centro.
Y entonces llegamos a la ciudad: Whistler. Pleno sol, mucho calor... ¿Para qué íbamos a necesitar toda la ropa que llevamos? La respuesta llegó rápido cuando nuestra directora, Laura, nos repartió los tickets de las aerosillas.
Me tocó con Florencia, compañera de escuela, y otra gente que nunca sabré quiénes eran. Ascendimos unos cuántos metros para arriba hasta llegar al lugar que pueden ver en la foto.
Como hoy tengo que estar despierto un largo tiempo, me encargué de subir una foto a Internet para mostrársela.

Acá comimos y recorrimos un poco, y la temperatura había bajado. Todavía no habíamos llegado ni al lugar más frío ni al mejor. Faltaba cruzar de una punta de montaña a la otra... (Sí, así como suena).
Pasamos un lindo viaje en "nosécomosellamaesetransporte" con algunos compañeros, la preceptora y un grupo de coreanos que, al saber que éramos de Argentina, comenzaron a gritar "Maradona, Maradona" "Messi, Messi". ("La puta madre" se nos cruzó a todos por la cabeza).
En la cima de la otra montaña nos limitamos a jugar guerra de nieve, a sacarnos fotos y a ponernos los buzos que pensamos que habíamos llevado al pedo.
Cabe rescatar, también, que cuando bajamos a la base de la montaña el panorama era diferente: La gente se había multiplicado, habían levantado carpas, había música y esa gente que uno cree ver solamente en las películas yankees.



Domingo 25 de Julio: Vamos a la Playa
¡Por fin! ¡Por fin nos pudimos levantar más tarde! ¡Sí! ... Nos levantamos a las nueve. ¿Para qué? Para llevar la ropa a lavar, una de las peores cosas que me tocó hacer (hasta ahora) en Canadá.
Llegamos a la lavandería y nos atendió un chino de unos 50 años. ¿Le entendíamos algo de lo que decía? No. ¿Parecía tener ganas de trabajar? No. ¿Parecía tener ganas de vivir? Tampoco. Por lo tanto, desconfiamos de todo lo que nos decía. Milagrosamente, todo salió bien. Pero me ahorro contarles un par de cosillas porque me gustaría olvidarlas, y no quiero dejarlas escritas acá.
Volvimos a nuestra casa, nos cambiamos y estábamos listos para ir a la playa. Nos tomamos el colectivo correspondiente, el tren que pasó y después (una vez que nos encontramos con el grupo) nos tomamos un último colectivo.
En la playa nos tiramos en la arena, no había mucho para hacer. El agua estaba muy fría, algunos se tiraron. Hacía mucho calor, pero no daba para estar en la sombra. Por lo que nos pusimos el protector e intentamos dormir.
Luego de ¿dos horas? nos volvimos a juntar todos, y nos encaminamos a unas canchas de Vóley. Por suerte, unos canadienses que se habían aburrido de jugar nos prestaron su pelota y nos pidieron que usáramos su cancha mientras descansaban (para que nadie se la robara). Lamentablemente tengo que destacar que fuimos muy malos jugando, ya que la pelota caía en todas las canchas menos en la nuestra. Sí, admito que fuimos un poco molestos...
Después de eso, nos volvimos a sacar un par de fotos y cada uno volvió a su casa.

Ese fue el primer fin de semana, y lo cuento al haber pasado exactamente 7 días. Espero no olvidarme de nada, y que les haya gustado las dos fotos que publiqué. Espero poder seguir contando lo que pasó después en la semana... ¡Nos vemos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario